Ya hemos hablado anteriormente sobre redes sociales educativas, sobre todo a raiz del anuncio de Ning que dejaba a un buen número de docentes sin posibilidad de seguir gestionando, de forma gratuita, comunidades de aprendizaje a través de este servicio de redes sociales.

Hoy rescato una presentación de la británica Jane Hart, del blog Centre for Learning & Performance Technologies [C4LPT], en el que recoge diez criterios a tener en cuenta para elegir una plataforma que permita desarrollar aprendizajes sociales y analiza la idoneidad de Ning a la luz de los mismos. Transcribo [traducidos] estos diez criterios:

  1. Propósito [¿qué tipo de aprendizajes debe promover: informal, formal, …?]
  2. Funcionalidades disponibles para el usuario
  3. Software Libre o Software Privativo
  4. Tipo de alojamiento del servicio
  5. Propiedad de los datos y opciones de exportación de los mismos
  6. Términos de uso de la herramienta
  7. Facilidad de creación de la comunidad
  8. Facilidad de personalización
  9. Facilidad de uso
  10. Inversión/Coste

La mayor parte de estos criterios están orientados hacia las funcionalidades de la plataforma en sí, tal y como ocurre en el caso de los parámetros que recoge en su tabla Juan José de Haro, si bien en este último caso está más orientada a la evaluación de herramientas concretas [blogs, wikis, foros,…].

Paolo Lombardo, Director de documentación y contenidos de EUDE, distingue tres tipos de redes, en un artículo publicado recientemente en educaweb, citando a Manuel Área:

Respecto a las redes sociales, Area las clasifica en tres tipos: de propósito general (por ejemplo, Facebook), abiertas para compartir archivos (por ejemplo, Youtube), y temáticas o microcomunidades con un interés específico (por ejemplo, Google Groups).

Curiosamente sitúa estas últimas en el foco de atención del profesorado:

…serán estas últimas las que concitan el interés de los formadores, pues en ellas la cantidad de usuarios resulta irrelevante, siendo fundamental el propósito o comunidad de intereses de los participantes que forman parte de ellas.

Personalmente, en el contexto pedagógico en el que se plantea el uso de las redes sociales, echo de menos la valoración del diametro de las redes que se puedan generar en cada uno de estos entornos. ¿No es acaso un valor para la generación de conocimiento el disponer de un mayor número de nodos en tu red? ¿Usamos las redes sociales en educación para dejarnos seducir de nuevo por las herramientas olvidándonos de los usuarios?

Para quienes tengan interés en saber más sobre redes sociales, desde una perspectiva estrictamente algebraica, les recomiendo la lectura del artículo Redes Sociales: una introducción de JJ Merelo.

No Comentarios

  • Pepe Luis7 julio, 2010 at 8:07 pm

    Funcionalidades o personas ? Creo que un equilibrio entre ambos recursos. Que te parece la plataforma Moodle ?. A mi me gusta para la enseñanza “on-line”.
    Saludos.

    Responder
    • David Álvarez14 julio, 2010 at 12:05 am

      Hola Pepe Luis, Moodle me parece que cumple un buen papel para un determinado perfil de usuario/destinatario de la formación. Es una herramienta que permite un gran control a los gestores de los cursos. Pero como bien sabes apostaría por un espacio más abierto y una metodología más centrada en los procesos y en la evaluación de los mismos que en los resultados.

      Responder
  • Gloria Quiñónez7 julio, 2010 at 8:52 pm

    Hola David!
    Hay tantas redes como criterios para usarlas. Considero que depende del tipo de necesidades que los usuarios tengan. Seguro que los profesores de primaria y secundaria tienen que considerar la seguridad en un nivel más avanzado que los que como yo, trabajan con universitarios y adultos en general. otro criterio podría ser si se trabaja con/en instituciones privadas o estatales, o si es un negocio propio y claro que la cantidad de participantes también juega un papel importante.
    Después de todo eso, hay que considerar las herramientas que ofrecen y cuán fáciles o difíciles son de operar. A mí ya me ha pasado que inclusive leyendo las indicaciones no he llegado a ninguna parte. En este caso, es comprensible elegir una red que alguien ya está usando y sabe cómo funciona. O una red que usa alguien a quien consideras experto en el asunto.
    En mi proceso de aprendizaje, me guío por los expertos y experimento también, después elijo la opción más fácil. No quiero tener dolor de barriga cada vez haga una entrada o trate de usar un recurso en la clase.
    Saludos y muchas gracias por mantenerme siempre alerta y leyendo(te).
    Gloria

    Responder
    • David Álvarez28 julio, 2010 at 6:13 pm

      Hola Gloria, la vía de la ‘recomendación’ sigue siendo una gran fuente de iniciativas y decisiones, por eso las redes sociales funcionan tan bien, porque se basan en la confianza de esas recomendaciones.

      Como bien dices hay tantos factores a tener en cuenta según las circunstancias específicas de cada un@ que es difícil decir ‘esta es la mejor plataforma’ o ‘este es el recurso ideal’.

      Un abrazo y gracias por comentar.

      Responder
  • Arnaldo Ghersi26 julio, 2010 at 6:04 pm

    Hola a Todos:
    Me gusta el enfoque de Gloria sobre la diversidad existente. Creo que eso es bueno. Nos hara crecer.
    Habemos muy pocos desarrolladores que nos quedamos en los principios del concepto de aplicar tecnologia al aporendizaje/ensenanza; de hecho, creo que hemos pasado muy rapido a la integracion de redes sociales, sin habernos aprovechado de elementos interesantes de las primeras redes de e-learning virtuales.
    Veamos. Preguntas: cuantos de ustedes trabajan o han trabajado en usar una plataforma para “control de calidad” de lo que dan en clases? Algunas vez se les ocurrio saber cual objeto de aprendizaje era el mas dificil del curriculo que dieron? Lograron alguna vez saber, cual objeto le costaba mas por aprender a este o a aquel estudiante? Cuantos alumnos invirtieron mas del tiempo promedio, y sin embargo no sacaron los mejores resultados de las calificaciones? …estas son solo algunas de las cosas que creo podemos aprovecharnos y que nos harian ser mas efectivos en cuanto a la calidad de la educacion que damos….
    Un saludo cordial

    Responder
    • David Álvarez28 julio, 2010 at 6:15 pm

      Hola Arnaldo, tocas un tema muy interesante y es el de la evaluación de nuestro propio trabajo, algo que solemos olvidar demasiado a menudo. Sería fantástico conocer más de tu experiencia pero el enlace que incluyes no está operativo.

      Un saludo.

      Responder

Deja un Comentario

Por favor, introduzca su nombre. Por favor introduzca una dirección de correo válida. Por favor, introduzca su comentario.