La Narración Digital, Más que un Recurso Educativo

En todos los ámbitos de nuestra sociedad [periodismo, cultura, ciencias, política, marketing, educación…], desde siempre se ha utilizado la narración de historias como uno de los posibles vehículos comunicativos para transmitir y/o compartir información. Y es que, poseer las habilidades necesarias para efectuar una comunicación coherente y convincente es indispensable en cualquier sector profesional [sin olvidar el ámbito personal, en el que también se requiere, cómo no, saber transmitir y comunicar con eficacia].

Podemos decir que, en definitiva, para el ser humano resulta esencial y vital poder compartir sus ideas de forma efectiva, garantizando así una comunicación exitosa en los diferentes entornos que configuran su realidad, incluido el entorno digital.

Hoy en día, ciertos procesos comunicativos que antes se llevaban a cabo a través de unos determinados medios [mucho más analógicos y “limitados” en comparación con los actuales], pueden vehicularse actualmente a través de otros numerosos y diversos canales disponibles que, como no, siguen evolucionando y van ofreciendo infinitas opciones. Y es que, las herramientas digitales con las que cuenta el ser humano prosumidor de nuestros días, permiten poder comunicar y, por consiguiente, crear historias de manera más enriquecida, personal, auténtica, creativa, interactiva, extendida e incluso escalable.

Ante esta realidad: ¿Por qué no preparar pues a nuestros alumnos para que puedan ser capaces de expresar sus ideas, a través de los canales y medios comunicativos que tienen a su disposición y alcance? ¿No sería indispensable motivarles e inspirarles a que lleguen a ser narradores críticos y responsables de sus propias historias, a la par que empoderarles a ser creativos e innovadores, dentro de los contextos digitales que, a día de hoy, también configuran parte de su realidad?

shutterstock_storytelling2

imagen What is your Story vía Shutterstock

Como docentes, crear nuestras propias narraciones digitales, de cara a transmitir conocimientos a nuestros alumnos puede resultar, sin duda, enriquecedor. Pero deberíamos considerar que el uso educativo de la narración digital o digital storytelling puede ir más allá de la mera transmisión de información por parte del profesor a sus alumnos. ¿Por qué? Porque en ciertos procesos de aprendizaje, los resultados que se pueden llegar a obtener, cuando son los propios estudiantes los que se involucran y realizan este tipo de creaciones, pueden resultar incluso mucho más positivos. Veamos cómo…

Para empezar, el materializar una narración digital conlleva todo un proceso de construcción de significado que requiere ciertas habilidades, competencias y actitudes que vale la pena que nuestros alumnos tengan la oportunidad de poner en práctica, como no, con la ayuda y guía facilitadora del docente. Sin ir más lejos, la creación de un producto digital interdisciplinario desde cero, requiere “activar”, por ejemplo:

  • El pensamiento crítico,
  • La evaluación de evidencias,
  • La curación efectiva de múltiples informaciones,
  • La activación de procesos de tipo creativo,
  • La planificación,
  • La resolución de problemas, etc.

Todo ello es aplicable a la posible materialización de una Narración Digital y, lo que es más importante: en cualquier materia o área de estudio.

Por su parte, la motivación es también un elemento más que destacable; y podríamos aventurarnos a afirmar que ésta suele hallarse intrínsecamente unida a este tipo de propuestas educativas, cuando se las planteamos a nuestros alumnos.

Asimismo, otras múltiples habilidades, en torno a la competencia lingüística, la tecnológica y/o las que se derivan del trabajo en equipo [como por ejemplo: la escritura, la síntesis, la oratoria, la fotografía, la edición, el diseño o la colaboración, entre un largo etcétera] son también, cómo no, factores que se “activan” cuando se requiere crear una narración digital.

Así pues, si utilizamos la Narración Digital en las aulas, no sólo como recurso didáctico para la transmisión de conocimientos; sino también como metodología educativa, en la que los alumnos sean quienes lleven a cabo los procesos de conceptualización, producción y evaluación de este tipo de creaciones, estaremos potenciando que éstos puedan:

  • Pasar a ser los propios protagonistas de su aprendizaje.
  • Analizar, expresar, afianzar, e incluso desarrollar aún más los diferentes conocimientos que van trabajando en clase.
  • Y activar sus propios mecanismos de auto-reflexión, respecto a los procesos formativos que van vivenciando [tanto los que tienen lugar en el aula, como fuera de ella].
shutterstock_storytelling3

imagen comunicación vía Shutterstock

Por otro lado, los nuevos canales y medios comunicativos actuales que anteriormente comentábamos, hacen que la repercusión comunicativa que pueden llegar a generar las narraciones digitales de nuestros alumnos, de cara “al resto del mundo” [digitalmente hablando], abra la posibilidad de hacer partícipes de forma directa o indirecta, tanto a otros agentes activos dentro de la comunidad educativa [docentes, familias y otros alumnos], como también a los que se encuentran fuera de ella [si se considera conveniente su difusión más allá]. Este hecho permite que dichos agentes puedan entrar a formar parte en el desarrollo formativo que los discentes van experimentando en el transcurso de sus vidas, de forma constructiva.

Con todo lo expuesto, podemos decir que utilizar la Narración Digital desde esta perspectiva, ayudaría a preparar a nuestros alumnos para su presente y para su futuro, tanto a nivel personal como profesional, ya que estaremos ofreciéndoles la oportunidad de:

  • Compartir sus inquietudes, conocimientos y visión del mundo, de forma creativa y efectiva, más allá de las paredes del aula.
  • Potenciar la interacción comunicativa con otras figuras que pueden aportarles retroalimentación, a partir de sus creaciones digitales.
  • Y, como no, contribuir entre todos a la construcción colectiva de conocimiento en red.

¿Cuál sería tal vez el primer paso a la hora de facilitar la aplicación de este enfoque metodológico de uso educativo de la Narración Digital en las aulas?

Seguramente todo pase, tal vez, por posibilitar que puedan ser los propios docentes quiénes lleven a cabo, en primera instancia, la experimentación de los diferentes procesos que se derivan de la conceptualización, producción y evaluación de este tipo de creaciones, bajo las mismas premisas y el mismo prisma que hemos ido exponiendo.

¿Para qué? Pues para que, entre otros aspectos, se les facilite el hecho de que puedan:

  1. Analizar, a partir de su experiencia en primera persona, cuáles han sido los “interruptores” que han necesitado activar durante el proceso.
  2. Conozcan la realidad digital en la que se mueven sus alumnos y los códigos culturales, comunicativos y expresivos en los que éstos se desenvuelven.
  3. Reflexionen sobre todo ello y puedan extraer sus propias conclusiones al respecto, descubriendo de qué manera podrían aplicar este tipo de recurso y/o metodología en su desempeño docente.
  4. Y ser capaces de, a partir de dichas experiencias, llegar a transmitir y compartir sus ideas e inquietudes, entorno a la Narración Digital como eje vertebrador comunicativo, tanto en el aula con sus alumnos; como fuera de ella, con otros profesionales y con el resto de la sociedad.

En definitiva, poder aprovechar todas las oportunidades que ofrece el ámbito digital actual, para generar comunidad y poder compartir experiencias y propuestas, en torno a las posibilidades pedagógicas y los beneficios educativos que ofrece el uso de la Narración Digital en las aulas

imagen de cabecera | Storytelling vía Shutterstock

aliciacanellas_colorAlicia Cañellas es pedagoga especializada en gestión de proyectos formativos, creación de contenidos didácticos y diseño de metodologías educativas de base tecnológica e innovadora. CEO en aCanelma y All VR Education.

Es la autora del curso masivo abierto y en línea (MOOC) ‘Uso Educativo de la Narración Digital‘ para el INTEF.

8 Comentarios respuesta

Deja un Comentario

Por favor, introduzca su nombre. Por favor introduzca una dirección de correo válida. Por favor, introduzca su comentario.