La pasión y el compromiso para generar cambios

Preparando material para una sesión de trabajo en el CEP Jaén con profesorado en prácticas he recuperado un vídeo que tenía marcado entre los favoritos de mi canal en youtube y que me gustaría compartir contigo:

El encargo del CEP, a través de su asesor Paco Hervás, es trabajar con el profesorado que se acaba de incorporar el concepto de Entorno Personal de Aprendizaje. Este concepto está intimamente ligado a una de las ocho competencias clave para el Aprendizaje Permanente: ‘aprender a aprender’ y por tanto a competencias como la resolución de problemas o la colaboración.

Bajo estas claves el vídeo me parece un buen recurso para reflexionar sobre el concepto y las actitudes que hay tras la gestión de un Entorno Personal de Aprendizaje. Algunas de las ideas que me sugiere este vídeo son las siguientes:

- El árbol caído en mitad de la calle detiene la circulación, deja bloqueado el tráfico de vehículos. Representa claramente un problema, una situación que altera la vida de quienes se encuentran alrededor.

- La lluvia muestra como los problemas que no se resuelven se agravan generando otro tipo de problemas [de alguna forma recuerda la Teoría de las ventanas rotas]. Aún así el niño no permite que eso se convierte en un obstáculo para resolver su problema.

- La iniciativa del niño no tiene capacidad por si misma de resolver el problema pero es el estímulo para todo lo que ocurre a continuación. El niño toma la opción de afrontar el problema e intentar resolverlo.

- La actitud del niño genera compromiso a través de la empatía por parte de los que le rodean.

- Los primeros en sumarse son un grupo de niños, y lo hacen riendo, como si se tratara de un juego: muestran como la pasión al desarrollar las tareas motiva, contagia e implica al resto de personas que están como espectadores. La pasión suma.

- Al igual que ocurre en la difusión de las innovaciones, alcanzar una masa crítica de personas implicadas en el desplazamiento del árbol hace que la comunidad se vuelque en la resolución del problema y finalmente consiga resolverlo.

- La solución del problema surge del trabajo del grupo, frente a la opción inicial del niño de empujar el árbol encontramos que el grupo opta por levantarlo en peso para poder moverlo.

Podemos aplicarnos esta pequeña historia a tantas cuestiones como queramos imaginar, desde el cambio metodológico que necesita la educación [y que anima a no tirar la toalla a quienes ya se han apoyado en el árbol para comenzar a empujar] hasta la gestión de los conflictos y la resolución de problemas en las organizaciones. Algunas claves para reflexionar:

- El trabajo colaborativo es el que resuelve finalmente la situación, la iniciativa del niño solo sirvió para mover al grupo y convertirlo de espectadores, de personas que esperan a que les resuelvan el problema, a protagonistas, a personas que buscan sus propios caminos [obviemos comentar la escena de los agentes del orden, durmiendo mientras la sociedad civil se mueve].

- No siempre la primera opción es la mejor para resolver un problema. El diseño creativo de soluciones o respuestas, más aún si es en grupo, es una buena herramienta de trabajo para las organizaciones.

- Podemos convertir un problema en un reto, en una oportunidad para cohesionar nuestros equipos y generar cambios en las organizaciones.

- El futuro es nuestro, de cada uno de nosotros: debemos aprender a decidir que queremos hacer, cómo lo vamos a hacer y a quien queremos tener en ese camino. No podemos esperar a que alguien nos diga como debemos resolver nuestros problemas.

No Comentarios

  • Esteban2 enero, 2012 at 7:47 pm

    Un vídeo muy ilustrativo y un análisis muy útil del mismo. Gracias.

    Responder
  • Angela10 agosto, 2012 at 9:11 am

    El video es un excelente material motivacional e ilustrativo del trabajo colaborativo.

    Responder

Deja un Comentario

Por favor, introduzca su nombre. Por favor introduzca una dirección de correo válida. Por favor, introduzca su comentario.