Ideas para el desarrollo de una nueva sociedad, por Koldo Saratxaga

El Congreso Ikasnabar 2014, que ya mencioné en el último post, se inició con una charla de Koldo Saratxaga, bizkaino, emprendedor, autor de ‘Un nuevo estilo de relaciones’ y responsable de K2Kemocionando. Un adelantado a su tiempo a través del regreso a los orígenes y a la tierra, que salvó a la empresa Irizar gracias a su innovador modelo de gestión en los 90 y que ahora lidera NER Group ,un consorcio integrado por 21 empresas vascas.

A pesar de que el ámbito de actuación de Koldo es la empresa y no la educación, su interés en esta, su visión desde el mundo empresarial y su experiencia en la gestión de personas hace que sus aportaciones sean muy interesantes para los docentes.

Comienza su charla enseñándonos cómo es posible cambiar el mundo con la música, con la experiencia Playing for Change y uno de los temas de Bob Marley versionados desde este proyecto con músicos de todo el mundo, Redemption Song:

 

Según Koldo este vídeo y, en general, este proyecto muestran valores como el trabajo en equipo, la cultura, la historia, la colaboración,…  cosas juntos para cambiar, podría ser la conclusión.

Seguidamente comienza su presentación, que ha llamado ‘Ideas para el desarrollo de una nueva sociedad’, y que comienza con la famosa campana de la distribución de Gauss para explicar la diversidad humana. En las organizaciones hay que asumir que todos somos diferentes y una hoja de ruta, un proceso, un procedimiento, una norma,… no permiten sacar el máximo partido de esa gran diversidad.

Dice Saratxaga que la diversidad no encaja con los extremos: arriba y abajo, ordeno y haces, pienso y ejecutas,… pero que el trabajo en equipo parte [y necesita] de esa diversidad. Juntos nos compenetramos, cada uno aporta lo que otros carecen,… necesitamos relacionarnos. Al respecto de esa necesidad de relacionarnos comenta Koldo, como anécdota, que en el metro de Singapur hay carteles que dicen ‘Por favor, miraos’, ‘Por favor, hablaos’.

La clave por tanto es sumar, cada uno aporta desde su capacidad, su motivación, sus intereses,… “sumar 1 es mejor que restar 1“. En palabras de Koldo “…el que aporta menos a lo mejor es el que trae la sonrisa”. Lo autosuficiente tiene que ver con la soledad y con el concepto de lo rentable visto desde una visión ‘convencional’ de las organizaciones [‘¿para qué dos si puede hacerlo uno?‘].

koldoSaratxaga

En este punto Koldo hace referencia al huerto, a la siembra y a la cosecha, y confiesa que todos los días dedica un rato a su huerto. Habla de la importancia de sembrar, y el que siembra, cosecha. En el mundo de la productividad sólo se piensa en la cosecha. Establece así una bella conexión entre el huerto y la gestión de las organizaciones [ya sea una empresa, una escuela o un aula].

La palabra favorita de Koldo Saratxaga es ‘libertad’, que es lo contrario, según él, del miedo. Necesitamos educar a ciudadanos participativos, libres de expresar su opinión respetando la de los demás.

Nos muestra un anuncio que desde AMPO publicaron para buscar nuevo personal, un anuncio en el que preguntaban a los posibles candidatos y candidatas sobre qué sienten, qué sueños tienen, cómo se ven en el futuro o qué quieren ser. La formación para el puesto de trabajo se adquiere en un tiempo razonable, pero todo lo anterior es lo que a Koldo y su equipo les indica si el candidato o candidata es la persona que quieren y necesitan en sus empresas.

Dice Saratxaga que los seres humanos pensamos, sentimos y hacemos. Sin embargo el sistema educativo actual se centra en la parte lógica, en el conocimiento racional, dejando de lado la parte de la intuición, la imaginación y la creatividad.

Indica el riesgo de las notas como elemento de comparación, crecer con el miedo a no llegar, a ser comparado, a defraudar,… Y precisamente hace un par de meses hacíamos una propuesta Aitor Lázpita y yo a su alumnado del IES Nazarí, buscando que su alumnado reflexionara sobre sus talentos y esta es la respuesta que un alumno de secundaria daba a la pregunta ‘¿Qué crees que el mundo espera de ti?’. Creo que los temores de Koldo, y de muchas familias y docentes, sobre las calificaciones y las notas están más que justificadas.

En la escuela destaca:

  • la obsesión por ciertas habilidades,
  • la jerarquía entre las materias,
  • la dependencia de determinados tipos de evaluación [ligados al proceso de calificación y no al de aprendizaje].

El resultado, dice Koldo, es que hay demasiada gente que nunca conecta con sus verdaderos talentos naturales y, por tanto, no es consciente de lo que en realidad es capaz de hacer. En este sentido no saben quienes son en el fondo. Este modelo de educación restrictiva va limitando el potencial del niño, les vamos cortando las alas, pero luego esperamos que sean creativos y emprendedores. Por supuesto me viene a la memoria el artículo ‘La flor roja con el tallo verde’ de Aníbal de la Torre que recoge el cuento del mismo título.

Ante la importancia del aprendizaje por observación, y por tanto el valor de los aprendizajes que ocurren cuando mezclas en grupos a niños de diferentes edades, Koldo destaca el sinsentido de la organización escolar por año de nacimiento. Según Koldo el sistema educativo funciona como una fábrica incluso en esta cuestión: la materia prima [los niños y niñas] entran en el proceso de montaje [escuela] según el año de fabricación [un día de diferencia es suficiente, como bien sabemos, para que dos niños se escolaricen en cursos distintos].

Koldo destaca la importancia de la ética y la transparencia en las organizaciones, e insiste en que los docentes deben ser profesionales con auténtica vocación por su trabajo, y además deberían ser los profesionales mejor pagados, ya que trabajan con los ‘ciudadanos y ciudadanas del futuro’.

Finalmente, y volviendo a la metáfora del huerto, nos recuerda la necesidad de nuestro alumnado de ‘echar raíces’, de volver a sentir la tierra, la naturaleza.

Cierro este artículo reconociendo que la charla de Koldo Saratxaga ha sido una de las más conmovedoras a las que he asistido en mucho tiempo, así es que no me queda más que agradecer al amigo Gorka Palazio la oportunidad de conocer y escuchar a Koldo.

Puedes conocer más sobre las propuestas de Koldo en ‘Sentimientos, Pensamientos y Realidades’.

imagen de cabecera | Koldo Saratxaga ante el G30 por Mikel Agirregabiria con licencia CC-by-nc-sa
imagen del artículo | Koldo Saratxaga en Ikasnabar14 por Josi Sierra en Twitter [usado con autorización del autor]

2 Comentarios respuesta

  • Gisel13 agosto, 2014 at 8:40 pm

    Me gusta mucho la metáfora del huerto :) Y tu blog, que acabo de descubrirlo. Me suscribo al rss. Saludos

    Responder

Deja un Comentario

Por favor, introduzca su nombre. Por favor introduzca una dirección de correo válida. Por favor, introduzca su comentario.